社科网首页|论坛|人文社区|客户端|官方微博|报刊投稿|邮箱 中国社会科学网
Lugar actual :Página principal >

¿Qué es lo que quiere China de Colombia y América Latina?

Fecha:2007/10/22 Autor:Xu Shicheng
 

El analista Xu Shicheng, latinoamericanista y miembro de la delegación del país oriental que visitó Colombia en 1979, da una explicación.

Shicheng recuerda las palabras del entonces presidente Julio César Turbay Ayala, a la comitiva china: "Si China compra café colombiano no habrá problemas para establecer relaciones diplomáticas". Medio año después, los chinos compraron café a pesar de que consumían té, y Colombia firmó.

La anécdota del café que cuenta el profesor Xu Shicheng de la Academia de Ciencias Sociales de China muestra el temperamento de los colombianos frente a situaciones que deben ser aprovechadas en el momento.

Pero a diferencia de Brasil, Argentina y Chile, que arrojan una balanza positiva en el rubro de las exportaciones con China, Colombia todavía no ha obtenido buenos resultados.

Sin embargo, la posición geopolítica y geográfica de Colombia entre los océanos Pacífico y Atlántico, concita la atención de los chinos. Como también, las ventajas que tiene el sector textil dentro del mercado estadounidense. Según el analista, China no pretende que los países latinos compitan entre sí para satisfacer la demanda de esta gran nación asiática, sino, más bien, que se complementen.

Colombia puede distinguirse ante los ojos de los chinos gracias a su posición geopolítica. En vez de ser competidores, hay que ser socios. Además de favorecerse con el millón de turistas que los chinos prometen lanzar a descubrir América.

Mientras tanto, como dice el analista, sucederá lo del café. Lentamente, esta bebida irá ganando prestigio por sí misma. El presidente Uribe llega en un buen momento a China, cuando el agua acaba de hervir. Ahora es tiempo de servirle a los chinos una tacita de café.

La visita de Uribe ocurre precisamente cuando el dragón ha despertado con un apetito voraz, ha alzado vuelo y va en busca de su cena.

Latinoamérica, la despensa mejor surtida de Estados Unidos, se encuentra bajo la mira de China que, debido a su acelerado crecimiento anual de 8 por ciento promedio y sus 640 millones de fuerza laboral, ha optado por rebuscar en todo el planeta para sobrevivir.

Tres nuevos socios estratégicos y dos viejos amigos le alisan la pista en Latinoamérica. Brasil, Argentina, Chile, juegan en el primer equipo, mientras que Venezuela y la camarada Cuba en el segundo. Por ahora, el resto de países en Latinoamérica están sentados en la banca de suplentes esperando una oportunidad.

Estados Unidos no ve con buenos ojos los desplazamientos del dragón. Si bien el dragón no representa en estos momentos una amenaza de tipo político, puede terminar comiéndose todas las provisiones de la despensa. Y de rival a económico a rival político hay tan un solo un paso.

China sabe qué quiere de América Latina: provisiones y amigos incondicionales. Para seguir creciendo, China, el segundo exportador de petróleo, ha cruzado su Gran Muralla en busca de recursos energéticos (crudo, gas y derivados), productos agrícolas (soya), minerales (cobre y hierro) y lo más importante, aliados políticos.

China está empeñada en conseguir todas las reservas de petróleo en el mundo antes de que Estados Unidos controle a los principales abastecedores del planeta y le cierre la llave. Si el 'País de la belleza' logra consolidar su poder político en la región del Medio Oriente, rica en crudo y en gas natural, habrá conseguido arrinconar a China.

En esta batalla por el alimento, Estados Unidos aprovecha muy bien del grillete que representa Taiwán para China. De allí la necesidad de borrar a Taiwán del mapa geopolítico y absorberlo como región administrativa especial.

La nueva estrategia de China ha sido iniciar los diálogos para establecer relaciones diplomáticas especialmente con los gobiernos centroamericanos, donde Taipei le había ganado terreno a Beijing. Así consigue aliados políticos y socios comerciales que reconozcan su estatus de "plena economía de mercado" y apoyen la nueva Ley Antisecesión.

Por su parte, China está dispuesta a invertir en los países "amigos" y a convertirse en un comprador ilimitado de sus recursos. Además, abre las puertas del mercado en China, el más grande de todos, con sus 100 millones de nuevos ricos.

Las cifras brillan por sí solas. El volumen comercial entre China y Latinoamérica alcanzó en el 2003 una cifra récord de 26 mil 800 millones de dólares, es decir un 50.4 por ciento más que el año anterior. En el 2003, el volumen de importación de China se incrementó 40 por ciento. La importación de Latinoamérica aumentó un 79.1 por ciento, el índice de crecimiento más alto en el mundo.

Patricia Castro Obando
BEIJING (EL TIEMPO)

Contador:

Aviso jurídico | Enlace con nosotros | Respuestas | Descárguese | Directorio |

Derecho reservado: Instituto de América Latina,Academia de China de Ciencias Sociales.

Apoyo técnico: Corporación Tecnológica Internet Haishijingwei de Beijing S.A.

Nuestra sede: Calle Zhangzi zhonglu, No. 3, Barrio Dongcheng, Beijing, P.O. Box 1104, 100007, Beijing, China.

Buscar Fax: 010-64014011 E-mail: ilas@cass.org.cn